La mañana de este miércoles, cientos de automovilistas resultaron afectados por una manifestación que impidió el tránsito por varias horas sobre Avenida Central.

La protesta la realizaron transportistas a la altura del municipio de Nezahualcóyotl, quienes denunciaron cobros excesivos que mantienen a uno de sus camiones en un corralón particular.

Los manifestantes impidieron la circulación en las inmediaciones del Metro Impulsora, frente a la Unidad Administrativa Zona Norte, como medida de presión para conseguir la liberación de su unidad.

El bloqueo de esta vía de comunicación que afectó a miles de conductores que se dirigían a la Ciudad de México fue encabezada por Mauricio Enríquez, representante del grupo transportista Alianza 20-20, con presencia en el Valle de México.

Los inconformes denunciaron que los empleados del corralón les exigen 200 mil pesos por tener bajo resguardo su vehículo por más de un mes, tras haber cometido una infracción.

Denunciaron que en los operativos participan elementos de la Policía Estatal, en complicidad con personal de la Secretaría de Movilidad del Estado de México, para asegurar los vehículos y cobrar pagos para no llevarlos al corralón.

Luego de dos horas, funcionarios del Gobierno del Estado de México acordaron establecer una mesa de diálogo para dar solución a la demanda, con lo que se liberó la vialidad.

Apenas este martes, otro grupo de transportistas de los municipios de Nezahualcóyotl y Chimalhuacán bloquearon por más de cuatro horas la avenida Pantitlán, en su cruce con Adolfo López Mateos, para denunciar también irregularidades en operativos de movilidad.

Por ADX