Al sonar las campanas de la iglesia de El Calvario, el presidente municipal de Metepec, Fernando Flores Fernández, entregó al Arzobispo de la Arquidiócesis de Toluca, Raúl Gómez González, las llaves de la ciudad y se consideró al jerarca de la iglesia católica como “Amigo de Metepec”.

Lo anterior en sesión de cabildo efectuada en la escalinata de El Calvario y en la que el religioso firmó el libro de visitante distinguido de Metepec.

En su intervención, Monseñor Gómez González, quien se hizo acompañar por el que fuese Obispo y Arzobispo de la Arquidiócesis de Toluca, Francisco Javier Chavolla Ramos, agradeció la calurosa bienvenida e indicó que tanto el gobernante como él, en nombre de Dios, no dejarán de ser la esperanza para el pueblo, “y en nuestros días, la esperanza también se finca en la paz, en el bien, en la fraternidad, en la solidaridad y empatía, desde nuestra perspectiva cristiana es tener un contacto de amor en el amor”.

Monseñor exhortó al edil Flores Fernández a trabajar desde el sentido humano a fin de construir una mejor sociedad, “sé que sin duda alguna es el sueño de ustedes, sé sin duda alguna que es la necesidad de todos, deseo que siempre, lo digo desde mi misión y lo comparto, que no olvidemos que en el servicio nos podemos identificar mejor en lo que somos, en lo que queremos y en lo que necesitamos. El servicio es el mejor desgaste que podemos hacer de nuestra persona y será la mejor huella que podemos dejar en todos”.

Por su parte, el presidente municipal, Fernando Flores Fernández, expuso que hoy día se vive en una sociedad que lamentablemente ha perdido la fe.

«La fe es creer sin ver, pero también nos estamos hoy encontrando con una sociedad que cada día se aleja más de los principios básicos de convivencia, que cada día estamos más separados por pensamientos que no son los que todos concordamos”, indicó el edil.

Agregó ante las autoridades de la iglesia católica e integrantes de Cabildo, que cada vez se ven en la calle personas conflictivas, “la pandemia nos dejó grandes lecciones de vida, nos dejó lecciones que tenemos que volver a sentir los seres humanos, que tenemos que volver a ser serviciales con nuestro prójimo”.

Exhortó a la población en general a salir a las calles sin ideología política, mientras que, a los servidores públicos, a que cumplan con su encomienda de servir a la gente y “sentir esa carencia que tienen nuestros vecinos, sin denostar”.

Al referirse a la pobreza, indicó que si bien no se podrá acabar, sí se puede mitigar a la par de los estragos que causa, “que podemos mitigar la inseguridad, sí, pero también no podemos acabar con ella, hay muchas cosas que no podemos hacer al 100 por ciento pero estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo con mucha fe”.

Por ADX