De acuerdo con la segunda autopsia que se le realizó a Debanhi Escobar, de 18 años de edad, y que fue solicitada por sus familiares, la joven fue víctima de abuso sexual antes de ser asesinada, de acuerdo con El País.



Este segundo dictamen descarta un probable accidente, como lo ha sugerido la Fiscalía de Nuevo León en las últimas semanas.

Debanhi, quien fue reportada como desaparecida en 9 de abril y hallada casi 15 días después al interior de una cisterna de un motel en Monterrey, recibió varios golpes en la cabeza, por lo que perdió la vida antes de ser depositada en la cisterna.

«Se trata de una muerte violenta homicida» y el cuerpo presenta «huellas de una relación sexual violenta», indica el documento.

Esta información fue integrada a la carpeta de investigación de la fiscalía, que no ha dado más detalles sobre la muerte de la joven.

Hasta el momento, la Fiscalía asegura que la causa del fallecimiento de Debanhi fue por contusión cerebral, pero no ha dicho si hubo o no abuso.

Por lo que la poca información que se proporcionó, justificó que la joven hubiera caído sola a la cisterna.

Pero su padre, Mario Escobar solicitó que se realizara una segunda autopsia al cadáver de su hija, para después entregarla a las autoridades.

«El cuerpo presenta huellas de una relación sexual vaginal, violenta y reciente… Esto se deduce por haber encontrado equimosis violáceas y hematomas» en la parte exterior de los genitales, se lee en el informe.

Por ello, el forense señaló que Debanhi murió antes de ser arrojada a la cisterna, esto coincide con la primera necropsia, donde indica que la causa del fallecimiento es por profundos golpes en la cabeza, una «hemorragia intracraneal que provoca un choque neurogénico y éste, un paro respiratorio».

El golpe más grave que le causó la muerte, fue uno muy fuerte en la parte frontal derecha del cráneo, sin embargo, con el segundo informe, la explicación cambia.

«Equimosis violáceas en ambos lados de la región frontal del cráneo como en párpados derechos e izquierdos, en el lado izquierdo de la nariz, en ambos labios, arriba de la oreja derecha y la región retroauricular derecha», indica el texto.

Según la descripción de la muerte, las contusiones craneofaciales son de origen externo al cuerpo y por ser intensas, repetidas y con diferentes ángulos de impacto, se deduce que fueron causadas por otra persona y que se trata de una muerte violenta homicida».

Por ADX