Autoridades del condado de Polk, Florida, detuvo a una pareja acusada de «abuso infantil con gran daño», luego de hallar muerta a su hija de dos años de edad, quien únicamente era «piel y huesos», ya que supuestamente su deceso se debe a que sus padres la dejaron morir de hambre, así lo señaló este jueves la oficina del alguacil.

Regis Johnson, de 57 años, y Arhonda Tilman, de 35, vivían en Davenport, y fueron detenidos por la muerte de su hija de dos años y trasladados a un centro penitenciario del condado, donde están recluidos y no tienen derecho a fianza.

«Esto es atroz y nunca debería haber ocurrido. Debido a las acciones de estos padres, esta niña nunca tendrá la oportunidad de crecer”, comentó el alguacil de Polk, Grady Judd.

Explicó que para los padres que no quieren a sus hijos coma hay diferentes alternativas como abandonarlos en una estación de bomberos o darlos en adopción, pero jamás dejarlos morir.

El cadáver de la pequeña tenía un peso de 4.3 kilogramos al momento de su deceso, y al practicarle la autopsia se determinó que la menor no contaba con alimentos en el estómago y sufrió de hambre por mucho tiempo.

Cuando se inició la investigación, las autoridades encontraron que en diciembre del 2019 ya se había abierto una carpeta de investigación en el Departamento de Niños y Familias por negligencia médica, debido a que la pequeña perdía peso de manera constante, además de que sus padres no la llevaban a consultas médicas.

Asimismo, se contactó al pediatra de la menor, quien aseguró que la última consulta a la cual asistieron los padres con su hija, fue en enero del 2020.

Por ADX