Con la visita a los hospitales inconclusos de Acolman y Chicoloapan, vecinos y diputados locales de Morena retomaron las caravanas por la salud para solicitar la conclusión de las obras.

La primera protesta se llevó a cabo frente al hospital comunitario 18 camas, que se encuentra en obra negra y presenta grietas a pesar de que su construcción inició hace ocho años.

Rigoberto Cortés, alcalde de Acolman, señaló que este proyecto contó con un presupuesto de 50 millones de pesos, inversión insuficiente para dejarlo en funcionamiento.

Desde entonces los vecinos de este municipio han tenido que trasladarse a hospitales de la región en localidades como Ecatepec o Axapusco por la falta de camas disponibles en el Gustavo Baz Prada.

Más tarde, los legisladores presentes, entre ellos Azucena Cisneros y Faustino de la Cruz, se trasladaron al hospital general de Chicoloapan que también se encuentra en obra negra.

Los diputados ingresaron a las instalaciones y denunciaron que aún hay tarimas y cascos que utilizaron los obreros durante el período de construcción, cuya obra no se retoma desde hace nueve años.

Por su parte, Nancy Gómez, edil de Chicoloapan, denunció que tras el abandono se han registrado actos de saqueo como el robo de instalaciones de cobre, cables y algunas paredes dañadas por la falta de atención.

Incluso, dijo que la donación del terreno al gobierno estatal caducó el pasado mes de diciembre y ahora las autoridades deberán iniciar un nuevo trámite para otorgar el predio al gobierno estatal responsable de terminar el proceso de recepción.

Los diputados señalaron que continuarán los recorridos el próximo lunes hasta visitar las diez obras en materia de salud que registran retrasos por casi una década en la entidad.

Por ADX