Lo que para algunos es basura, para Rosa María Contreras, maquillista y madre de un joven, se ha vuelto la principal esperanza para recuperar parte de su vida.

lo

Residente del municipio de Ecatepec, desde hace 12 años ha tenido que adaptarse a vivir sin su brazo derecho que perdió en un accidente automovilístico.

“Tuve un accidente en la carretera México-Pachuca, en donde prácticamente se desprendió mi brazo derecho y me dejó con traumatismo craneoencefálico”, contó.

Tras pasar varios días en coma en el hospital general de Pachuca, logró recuperar la conciencia y se enfrentó a una nueva realidad.

“Mis familiares no querían decirme qué me había pasado, y pensé todo el tiempo que estaba vendada y que simplemente me fracturé, pero el día que me enteré la verdad sí fue muy difícil porque era mi instrumento principal, porque me dedico al maquillaje y fue completamente un reto porque tenía que salir adelante para mi hijo”, dice Rosy.

“Yo pensaba: ¿cómo le voy a hacer ahora?, porque fue muy difícil por vanidad o por lo que tú me digas, porque ya no podía hacer las mismas cosas. A mí me encanta cocinar y eso es una de las partes que también a lo mejor lo hago, pero de diferente forma, pero vale la pena”, comparte.

Ahora busca una alternativa para recuperar la movilidad de su extremidad derecha con ayuda de una prótesis que pretende costear con la colecta y venta de PET.

“Ahora enfrentar nuevos retos porque tengo la ilusión de que la ciencia ha avanzado tanto que ahora sí me emociona tener una prótesis, eso es un gran reto para mí porque no es tan fácil y precisamente lo estoy llevando a través del PET”, señala, rodeada de cientos de envases de plástico que de a poco ha ido reuniendo para llegar a la meta y finalmente cumplir con uno de sus sueños.

El reto, en una primera etapa, es juntar cuatro toneladas y media de plástico para que le puedan realizar una cirugía de preparación para otorgarle una prótesis mecánica y luego buscar mudarse a una robótica.

“El proceso de la prótesis es que primero practique con una mecánica y después me puedan incorporar la robótica, que hasta te ponen una diadema y la controlas con la mente, pero es muy costoso por eso estamos pidiendo ayuda y donaciones para poder juntar el material”, dijo entusiasmada de que cada día puedan sumarse más personas a esta noble causa.

A un mes de haber iniciado con el reto, Rosy ha recibido el apoyo de propios y extraños, por lo que su vivienda y la de sus familiares quedó rebasada para almacenar el material.

“No tengo un lugar donde poner tanto PET porque es muy voluminoso, y que afortunadamente me han donado corazones hermosos, por eso tuve que pedir el apoyo al Suteym de Ecatepec, entonces este es nuestro principal centro de acopio”, explicó.

Ante esta enorme labor de colecta de más de cuatro toneladas de PET, hace un llamado a todas las personas que puedan solidarizarse para, en el menor tiempo posible, lograr el objetivo.

Las donaciones pueden ser entregadas en el parque ubicado en avenida Insurgentes, esquina con calle Francisco Sarabia, en la cabecera municipal de Ecatepec, a través del número 55 3511 5153, así como en su página de Facebook Rosy Contreras https://www.facebook.com/antonyroxx.81/about.

“Quiero agradecer a todas las personas que han venido a donar, a mi familia que en todo momento me apoya, a mis amigos que son también la familia por elección, que siempre están apoyándome quiero agradecerles a todos y quiero, sobre todo, pedirles que sigan donando que todavía falta, todavía falta y puedan seguir donando aquí en el centro de acopio”, comentó, con la alegría de vivir y entusiasmo que la caracterizan.

Por ADX