Cerca de mil taxistas se plantaron este miércoles frente a la Sedagro, para apoyar a su líder y exigir un alto a la corrupción.

En el lugar participaron choferes del transporte público de los municipios de Toluca, Zinacantepec, Donato Guerrera, Almoloya de Juárez, San Mateo Atenco, Temoaya, Otzolotepec, Valle de Bravo y San José Villa de Allende.

La cita fue sobre el carril de extrema derecha de la Avenida Estado de México y el Libramiento José María Morelos causando caos vial.

Los miembros de la OCIM, detallaron que son condicionados y que, al no obtener la verificación vehicular, son enviados a una empresa para hacer cambios de catalizadores para supuestamente evitar la emisión de gases contaminantes.

Ante esta situación exigen a la Secretaría de Medio Ambiente un alto a la corrupción y a la burocracia que existe para el trámite de verificación.

Por ADX