Al igual que los ríos y canales, el hartazgo de decenas de pobladores de San Mateo Atenco se desbordó y llegó hasta Paseo Tollocan y Avenida Solidaridad Las Torres, luego de que la noche de ayer sufrieran en sus viviendas y negocios los estragos de una pertinaz lluvia.

Cansados de la incompetencia de su presidenta municipal, Ana Muñiz Neyra, quien apenas lleva seis meses en el cargo, pobladores salieron con cartulinas en mano para protestar y decir que todo el municipio resulta afectado en esta temporada de lluvias, pues si bien, en muchos casos sus inmuebles no se inundan por estar alejados de las zona vulnerable, sí se ven afectadas las actividades cotidianas de todos.

Y mientras la alcaldesa señaló que el censo le indicó que 127 viviendas sufrieron afectaciones, algunos en interiores y otros en patios, es decir, poco más de 500 habitantes, si se toma en cuenta que por cada casa hay cuatro integrantes de familia, la señora Miriam Berenice calculó que serían alrededor de 300 viviendas, pero solo del barrio de San Pedrito, en la colonia Juárez, lo que se traduce en al menos mil 200 personas.
Añadió la molesta pobladora que en esta ocasión llegó el agua contaminada llegó a barrios donde nunca llegaba.

En este sentido, la presidenta municipal Ana Muñiz Neyra, quien al tomar protesta en diciembre pasado se comprometió a solucionar la problemática, lo cual no ha ocurrido, lo más fácil para ella fue echar la culpa a sus propios vecinos, de que no barren sus calles y tiran sus desperdicios a la vía pública, lo que deriva en inundaciones de negocios y viviendas pues se taponean los canales y ríos de la demarcación zapatera.

Presumió que la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM), construye un cárcamo a la entrada de su municipio y el ayuntamiento una “boca” de tormenta para captar el agua de lluvia que ayer viernes tuvo una intensidad pluvial de 42.5 milímetros por metro cuadrado, lo que significó el doble de agua de la última lluvia registrada el pasado 06 de julio.

La edil calculó que en un mes más estaría lista la infraestructura antes citada, es decir, que sus vecinos tienen que esperar hasta la segunda quincena de agosto, si bien les va, pues “lamentablemente la época de lluvia no nos ha dejado trabajar de manera correcta y ha retrasado los trabajos”, se justificó Muñiz Neyra.

“Aquí esto no sirve para nada (el cárcamo y la boca de tormenta), yo no sé ella en qué municipio viva, porque aquí no”, indicó molesta la comunera del barrio de San Pedrito.

Otra de sus vecinas criticó que en la página del ayuntamiento se publican como soluciones a su problema de inundaciones, que data desde hace décadas, el hecho de “lavar la calle, traer botas, dar despensas, eso no es ninguna solución, todos somos afectados, todos tenemos que pasar por aquí (por la entrada principal), si tenemos una emergencia todos tenemos que utilizar las avenidas y las calles, si tenemos que trabajar, tenemos que entrar y salir, si tenemos un enfermo, si tenemos que visitar el municipio para hacer una compra, todos somos afectados, ¿hay soluciones?, sí, pero no nos corresponde solamente a nosotros encontrarlas, también a ellos (a los funcionarios).

Hay mucha gente que dice que es porque mucha gente tira la basura, esta agua no es solamente de tirar basura, esta agua es de muchas cosas más, es ingenuo, totalmente infantil, creer que solamente por la basura”.


Algunas vecinas de San Mateo Atenco calificaron el actuar de su alcaldesa Ana Muñiz Neyra de “altanera, soberbia, grosera, apática, ante la situación que estamos viviendo, esa es la molestia del municipio”, dijo.

Ante la incapacidad del ayuntamiento zapatero para atender este tipo de contingencias pluviales, el Grupo Tláloc desplegó por 12 horas continuas a la zona 117 elementos y 66 equipos especializados.

Siguenos Y Comparte
0
fb-share-icon7560
Tweet 4k
Pin Share20

Por ADX