una malformación en su segundo hijo ha obligado a la familia de mayra benítez a vivir viajando de tonatico a toluca durante los últimos seis meses para brindarle una mejor calidad de vida al pequeño, sin embargo, los gastos se han vuelto insostenibles, por lo que solicitan apoyo para sostener los costos de traslado al hospital, insumos y consultas posteriores.

En entrevista explicó que su segundo hijo nació con el ano imperforado, una malformación congénita que lo ha llevado en casi seis meses a dos operaciones y un largo camino de recuperación; para tratar este problema no hay especialistas en Tonatico, municipio del que es originaria, por lo que tiene que viajar cada semana a Toluca al Hospital del Niño en el que atienden al pequeño de manera gratuita.

Explicó que durante el embarazo todo transcurrió normal, sin ningún signo de alerta, pero fue hasta el nacimiento del pequeño el febrero pasado cuando los doctores detectaron que el bebé no tenía ano, por lo que fue trasladado a Toluca unos días después de su nacimiento y en el Hospital para el Niño le realizaron una colonoscopia para poder defecar, ahí permaneció hospitalizado más de dos semanas.

La segunda cirugía fue en mayo pasado, al pequeño le realizaron la construcción anorrectal, durante ocho días la joven mamá estuvo en el albergue del hospital esperando la recuperación del menor y, desde entonces, cada semana se traslada a la capital mexiquense a las revisiones y dilataciones y prevén que en un mes le realicen una tercera cirugía.

El bebé ha evolucionado favorablemente a las intervenciones quirúrgicas que le realizaron de manera gratuita; no obstante, deben comprar insumos como bolsas de colonoscopia neonatales, gasas, pastas y polvos especiales, es decir, cerca de mil 800 pesos a la semana, más mil pesos para los pasajes y comida.

Pese al esfuerzo que realiza junto a su marido, explicó que los gastos han superado los ingresos familiares, incluso, por necesidad Mayra tuvo que traspasar su pequeña pollería para dedicarse de lleno a atender al bebé y ahora sobreviven con lo que obtiene su esposo al dedicarse al campo de tiempo completo.

“Por más que uno trata ya no podemos con los gastos. Estoy con mi bebé al cien por las bolsitas, las curaciones, todo lo que implica atenderlo y tuve que traspasar mi pollería, estamos limitados”, dijo.

Los interesados en ayudar pueden hacerlo y contactarlos vía redes sociales en las que la joven mamá se encuentra como Mayra Benítez.

Siguenos Y Comparte
0
fb-share-icon7560
Tweet 4k
Pin Share20

Por ADX