Es incalculable el dinero público federal y estatal que se necesita para terminar 10 hospitales de primer nivel que desde hace ocho años el gobierno estatal en turno no terminó y el actual tampoco, restándole escasos 16 meses, pues independientemente de terminar de construir o reconstruir aquellos inmuebles afectados por los sismos de 2017, su operatividad implica un gran gasto.

Maurilio Hernández González, presidente de la Junta de Coordinación Política en la 61 legislatura mexiquense, indicó que el gasto a emplearse dependerá del número de camas que cada edificio vaya a tener, pues se trata de hospitales de primer nivel que requerirán de equipamiento especializado, plazas de médicos, enfermeras, intendentes, administrativos, y deberá ser una inversión permanente.

El abandono en el que están, agregó el también coordinador del grupo parlamentario de Moviiento Regeneración Nacional (Morena), se perfila a que la actual administración estatal tiene como estrategia para justificar la privatización del sistema de salud en la entidad.

Recordó que la pasada legislatura, de la que él también fue presidente de la Jucopo, aprobó presupuesto desde hace dos años para la conclusión de edificaciones de los hospitales y es la fecha y no se han terminado las obras, lo que se pretende justificar con argumentos de problemas de carácter técnico-administrativo como licencias y claves a nivel federal.

“Es una estrategia a implementar en el área de salud, de ir generando las condiciones que permitieran justificar la privatización de la salud pública y se abandonó la atención de la salud pública para privatizar primero los servicios y segundo, autorizar ya con las modificaciones legales y constitucionales, la construcción de hospitales, clínicas privadas, que son muy costosas para la mayoría de la población”, advirtió.

Por ADX