Familiares de Nivardo «N» descartaron que sea el responsable de los feminicidios de Lefni Neftali y de Zareth. Su esposa Bianey Estrella Lagunas Tejas y los representantes legales acusaron a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) de fabricar pruebas en su contra de Nivardo y del Poder Judicial de actuar bajo presión por los grupos feministas.

En conferencia de prensa, la esposa del hombre de 40 años de edad reclamó que la autoridad haya asegurado que la víctima y su marido sostenían una relación, pues rechazó que se conocieran y cuestionó que la familia de la joven de 18 años de edad tolere esos señalamientos.

Explicó que el día de la aprehensión, viajaba junto con él y su hijo a bordo de una motocicleta, pues fueron por sus hijos a la escuela. En un retén, un grupo de hombres sin identificación y en vehículos sin rótulos se lo llevaron por la fuerza, por lo que llamó al 911 para reportar lo que pensó, era un secuestro.

Afirmó que horas más tarde su esposo llamó al teléfono de su papá para informarle que estaba dentro del penal de Tenango del Valle acusado de feminicidio.

Aseguró que, tras 15 años de conocerlo, 10 de ellos como esposa, no tiene dudas de la inocencia de su esposo, aunque tanto ella como sus abogados desconocieron la razón por la que fue acusado del feminicidio de Zareth, ocurrido hace 11 años en el municipio de Ocoyoacac.

Alegó que a su esposo los policías ministeriales lo habrían torturado para admitir su responsabilidad en el feminicidio de la joven que trabajaba en un local comercial en el centro de Almoloya del Río. Además, detalló que previo a su detención, el 18 de marzo pasado ella y su esposo se negaron a pagar un soborno a policías estatales y ministeriales los detuvieron en un retén, cuando regresaban del mercado de Palmillas de vender ropa.

Aseguró que ese día se lo llevaron aprehendido, lo acusaron de ofrecer mil pesos a los elementos de la policía; sin embargo, pudieron comprobar que no fue así, pero antes de liberarlo, lo obligaron a firmar hojas en blanco, que después usaron en su contra, para asegurar que es una declaración que realizó por su voluntad.

Por estas razones pidió a las autoridades reconsiderar el caso, toda vez que, debido a los señalamientos, ella y sus hijos son víctimas de un linchamiento social, de modo que los han obligado a incluso sacar a sus hijos de la escuela por las presiones a las que se encuentran sometidos.

Por ADX