Ana Georgina Domínguez Macías fue encarcelada el 8 de septiembre del 2009 durante la guerra contra el narcotráfico que emprendió el expresidente Felipe Calderón, pues fue acusada de enriquecimiento ilícito, por el que obtuvo una sentencia absolutoria y también de delincuencia organizada, por el que aún no hay sentencia, pese a las pruebas que demuestran su inocencia.

Su representante jurídica, Leticia Fernández González, explicó en conferencia de prensa que esta mujer tenía 26 años cuando fue aprehendida por el Ejército Mexicano en Coatzacoalcos, Veracruz, presuntamente tras un encuentro con militares en donde ella se acreditó como la contadora de una célula criminal.

Según la minuta del Ejército, en 20 minutos montaron un operativo para catear cinco propiedades que ella les indicó y en una de ellas localizaron 3 millones de pesos, acciones que desarrollaron sin algún protocolo de seguridad de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), ni de legalidad.

De acuerdo con el dicho de la víctima, a su casa ingresó un comando militar quien la sacó a ella, su esposo e hijos menores de 11 años, los pusieron a disposición de las autoridades y horas más tarde liberaron a su esposo, quien, también desde entonces, lucha por la liberación de Ana ante las acusaciones por las que permanece en el penal de Almoloya de Juárez.

La representante jurídica dijo que Ana fue señalada como contadora de la célula delictiva por dos sujetos previamente detenidos en Coatzacoalcos; sin embargo, fueron liberados bajo el Protocolo de Estambul, pues fue acreditada la tortura a la que fueron víctimas y, por tanto, sus declaraciones también fueron desestimadas por ordenamiento del Tribunal Federal de Justicia.

Aun así, ella no ha logrado una resolución por el caso de delincuencia organizada, con el respaldo de un presunto testigo protegido de la entonces Subprocuraduría Especializada en Crimen Organizado, y de nueve solo uno hizo la imputación manifestando que la había visto pagando un día en específico a los miembros de esta célula delictiva, pero ese día, Ana se encontraba recluida en un hospital porque se hizo cirugía estética.

MUJERES LAS MÁS ABANDONADAS EN LOS CENTROS PENITENCIARIOS
Al respecto, Beatriz Maldonado, representante de la asociación civil Mujeres Unidas por la Libertad, dijo que como este hay miles de casos, pues se documentan más de 12 mil mujeres encarceladas, de las que entre el 40% y 50% se encuentran en prisión por delitos fabricados.

«Tenemos estadísticas que demuestran que la mayoría presentan estás condiciones adversas, violación al debido proceso, sin que las autoridades hagan algo, pues son las más olvidadas por sus familiares y el estado», lamentó.

Aseguró que a las mujeres no hay quien las ayude, las apoye o las acompañe en este proceso:

«Solo nos hemos encontrado personas solidarias, empáticas, como esta fundación».

Señaló que el caso de Ana demuestra que en este país, la justicia está muerta, no hay; sin embargo, como defensoras de los derechos humanos de las mujeres, quieren unirse a todos los sectores que puedan ayudar para conseguir una justicia expedita.

Siguenos Y Comparte
0
fb-share-icon7560
Tweet 4k
Pin Share20

Por ADX