Posterior a los tiempos críticos del nuevo coronavirus, la población de infantes en las villas hogar que dependen del DIF estatal, ubicadas en Toluca, no aumentó por la violencia intrafamiliar practicada por el confinamiento y se mantiene una cifra de menores que va de los 350 a 380 niños y niñas.

Para evitar que se depriman, el personal del DIF mexiquense tiene a la población en pequeños grupos para impartirles educación, se fomenta el compañerismo entre ellos y se les dan tareas y actividades lúdicas.

“Tienen música y deportes, entonces, prácticamente con los niños inmediatamente se logra que salgan de esa condición que los trajo el sufrimiento y que tuvo que ver el DIF para poderlos cobijar”, indicó Edgar Mercado Jiménez, director de Enlace y Vinculación del DIF estatal.

Añadió que esta dependencia coadyuva con las 125 procuradurías municipales para arreglar la situación jurídica de los pequeños que son resguardados en un primer momento por las autoridades locales luego de que han sido víctimas de violencia familiar.

Del universo de infantes, la mayoría son niñas que son cobijadas por el DIF estatal y que están a la espera, al igual que los niños, en que alguien les proporcione un hogar.

Siguenos Y Comparte
0
fb-share-icon7560
Tweet 4k
Pin Share20

Por ADX