Las grandes deudas económicas que dejaron las pasadas administraciones municipales, en prácticamente los 125 municipios del Estado de México, ha derivado que apenas a finales de abril pasado, no más de 15 ayuntamientos encargaron obras de mediano tamaño a las constructoras adheridas a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), aunque en promedio, por el aumento del acero, la infraestructura local ha subido entre un 70 y 80 por ciento.



Enrique Meza Cotero, presidente de la CMIC, indicó que los empresarios del ramo están conscientes de que muchas arcas están quebradas, “estamos conscientes de que eso es así, no esperamos que sea muy grande la inversión, ojalá que hagan su mejor esfuerzo porque es finalmente en beneficio de la sociedad, esas obras son en beneficio de toda la comunidad”.

Bacheo, desarrollo de calles y algunas vialidades, remodelaciones de parques, jardines, plazuelas o plazas cívicas, es lo que más han pedido los ayuntamientos a los empresarios de la construcción, “obras de agua potable, es lo que esta saliendo más”.

Además de la banca rota en que quedaron muchas arcas locales, Maza Cotero atribuyó el escaso desarrollo de infraestructura municipal, al retraso que tuvo el paquete fiscal 2022 en la Cámara de diputados del Estado de México, pues de ahí salen las inversiones locales, “y la asignación que se da a los propios municipios, todo va concatenado y se va desfasando”.

Para reactivar su economía, los inversionistas de la construcción adheridos a la CMIC, buscarán realizar convenios con los proveedores de insumos, “la varilla es la que más ha subido”, finalizó el empresario.

Por ADX