LOS HONGOS SILVESTRES EN XALATLACO (2021)

LOS HONGOS SILVESTRES EN XALATLACO 

LOS HONGOS SILVESTRES EN XALATLACO 

LOS HONGOS SILVESTRES EN XALATLACO

La recolección de hongos silvestres comestibles es una tradición ancestral del pueblo de Xalatlaco Estado de México que persiste hasta nuestros días y contribuye a la economía de las familias de este municipio.
Cada año, entre los meses de julio y agosto, mujeres y hombres de la comunidad de Xalatlaco, recorren los bosques de esta zona del Estado de México para recolectar en canastas artesanales, algunas de las 25 especies de hongos comestibles identificadas en la región.
Son personas específicas quienes recolectan cada año los hongos comestibles silvestres, debido a que ellas cuentan con el conocimiento para identificarlos pues lo heredaron de sus familias, además, de ser una forma de sustento ya sea al comerciarlos o para consumo propio.
Los hongos que recogen del interior de los montes son comercializados en los mercados tradicionales de municipios cercanos como Toluca, Santiago Tianguistenco y el mismo Ocuilan.
Dependiendo la especie y su valoración es el costo en que se pueden encontrar los hongos en los mercados locales, regularmente los precios oscilan entre los 80 y 300 pesos.
Dentro de los bosques existen tres tipos de hongos:
•Los micorrícicos, que se asocian con las raíces de los árboles y entre ellos intercambian nutrientes para poder sobrevivir.
•Los saprofitos, son los que descomponen la materia orgánica y reciclan todo aquello que en el bosque ya no sirve, como la madera y las hojarascas.
•Los parásitos que son los hongos que viven a expensas de otros organismos.
Las 160 especies de hongos comestibles silvestres enriquecen la gastronomía de la región al ser empleados en diferentes platillos y cocinados con distintas técnicas.
Podemos hacerlos fritos, en caldos, capeados con huevo, guisados con salsa, pueden hacerse empapelados, otros pueden consumirse en tamales, otros fritos o solo en el comal, incluso hay hongos que se pueden consumir así crudos.
Es de vital importancia preservar esta tradición con un manejo responsable de los recursos, pues seguro que debido a la demanda, algunas personas realizan esta actividad sin llevar a cabo las buenas prácticas de recolección, lo que afecta a la conservación de los hongos.
Cuando uno va al bosque, no tenemos que arrancar el hongo, tenemos que cortarlo al tallo, porque se dice que si tú lo arrancas te traes el micelio, ese micelio es el verdadero hongo que se encuentra en los bosques, eso que nosotros conocemos como hongo es tan solo el fruto del verdadero hongo que esta abajo.
Siempre tenemos antes que recolectar darle unas palmaditas al hongo para que suelten las esporas, que serían como las semillas del hongo, haciendo esta práctica nosotros aseguramos que el hongo siga permaneciendo ahí, que esas esporas germinen y que cuando encuentren las condiciones adecuadas dentro del bosque puedan fructificar otra vez.
Por eso es adecuado el uso de canastas artesanales para recolectar los hongos silvestres, pues al momento de recorrer los bosques en busca de dichas especies, las esporas de estos organismos se pueden dispersar por el terreno, lo que no ocurre con bolsas de plástico o cubetas.
-Pulsoslp
Javier Perete Lara
A %d blogueros les gusta esto: