Docente vivió años en casa de campaña por bajo sueldo y nadie lo sabía (2021)

Docente vivio anos en casa de campana por bajo sueldo y nadie lo sabia Foto Milenio 720x375 1

Conoce a esta docente que trabajaba en una universidad de mucho prestigio y vivió por varios años al interior de una tienda de campaña, soportando las inclemencias del tiempo, temor y muchas reflexiones acerca de su vida por la precarización laboral; por lo que la maestra de Reino Unido revolucionó las redes sociales.

Ella es Aimée Lê, y aguantó fríos y soledad, pero pese a vivir sola en su casa de campaña, ella nunca dejó de dar sus clases, así lo dio a conocer a The Guardian.

«Hacía frío. Dormí a temperaturas bajo cero. Era una pequeña tienda de campaña para una sola persona, lo que significaba que después de un rato se hacía más cálida. Pero hubo días en los que recuerdo que me desperté y mi tienda estaba cubierta de nieve. Cuando no estaba haciendo mi doctorado u otro trabajo, estaba aprendiendo a cortar leña o encender un fuego», indicó la docente a dicho medio.

Hace días fue que su historia conmocionó las redes, ya que hubo un reclamo hacia el gobierno, pues los académicos, docentes, investigadores y otros trabajadores de la educación tienen ingresos muy bajos y se encuentran en situación precaria.

La profesora explicó que vivió una doble vida, una como investigadora y docente, y la otra como mujer con una vida precaria que dormía en una tienda de campaña.

«Cuando mis estudiantes me preguntaron por la situación del mercado laboral. Les advertí que los ingresos eran bajos y las contrataciones muy malas, pero pensé que decirles que vivía en una carpa era un paso demasiado lejos… mis alumnos nunca lo supieron (que vivía así)», indicó.

Fue debido al aumento de la renta en el departamento donde vivía, que decidió vivir en una casa de campaña, pues estaba haciendo su doctorado, sus libros los resguardó en la oficina de posgrado y pidió prestada la tienda, salió y buscó donde quedarse a dormir.

«Descubrí que había un campamento de protesta cerca del campus, así que aparecí con mi carpa y pregunté si podía quedarme allí para no estar sola. Y ese fue el comienzo de mis siguientes dos años».

La maestra pensó que todo sería temporal, pero al paso de dos años, se quedó sin empleo y teme no encontrar nada o que le paguen poco.

«Lo más atroz es que hice esto porque creí que sería temporal. Que, si pudiera soportar la dificultad de esta experiencia, podría eventualmente conseguir un puesto seguro como conferencista. Pero la precarización continúa y estoy desempleada. No sé qué va a pasar. He tenido muchas entrevistas, incluida una en Cambridge recientemente, pero comencé a buscar en abril cuando todavía tenía empleo. Me siento muy nerviosa. Para ser honesta, todavía no sé qué va a ser de mi futuro. La ironía es que creo que estoy muy bien adaptada al trabajo. Sé que soy una buena docente. Es mi vocación», dijo.

A %d blogueros les gusta esto: