¿Compraste nochebuenas? Checa estos tips para que te duren más tiempo (2021)

fototeca 251120141408imgpngEF41124 FLOR DE NOCHEBUENA 01 750x375 1

Llegó diciembre y con él las compras para adornar la casa, oficina o el jardín, y uno de los elementos imprescindibles en esta época son las flores de nochebuena.

Esta flor se puede cultivar tanto en el interior de la casa como en el jardín, pero hay ciertos cuidados que debemos de darles a las flores de nochebuena en maceta para que no se sequen ni mueran y aquí te dejamos los más importantes.

Lo primero que debes de saber si tienes mascotas en casa, es que esta planta puede llegar a ser mortal para los perros y gatos, procura mantener las plantas fuera de su alcance.
Esta planta, aunque es delicada, soporta climas cálidos sin heladas o con heladas débiles (-2º C) y puede llegar a formar un arbusto grande de hasta cinco metros de altura.
Primero debes de hacer es situar la planta en un lugar con temperaturas constantes, de entre 15 y 25 grados y en un lugar ventilado, pero lejos de corrientes de aire.
Es importante que esté en un lugar iluminado, pero no bajo la luz directa del sol, como los balcones.
Solo deberás regarla cuando la tierra haya absorbido por completo el agua del último riego.
Se recomienda regarla después de comprarla y posteriormente un par de veces por semana, manteniéndola húmeda, no mojada y evitando inundar la maceta.
Recuerda que cuando esté en interiores necesitará menos agua que en exteriores.
Evita rociar las hojas de color rojo para que no salgan manchas o se decoloren.
Cuando las hojas se ponen amarillas o comienzan a doblarse las ramas, es posible que les falte luz o nitrógeno, pero lo más probable es que estén recibiendo demasiada agua.
Evita sacudir o tallar las hojas de color, ni con los dedos, ya que esto puede hacer que se manchen y pierdan su color.
Tras las fiestas Navideñas puedes trasplantarlas al jardín o a lugares donde no reciban excesiva luz solar.
No olvides que la flor de Nochebuena necesita de una «tierra especial» llamada sustrato. Éste es una mezcla de sustrato universal, una parte de turba o de humus y una parte de arena.
En la época posterior a la floración, que es a partir de febrero, es bueno que le dé el sol, pero poco y regarla una vez por semana.
Si quieres podarla, debe ser a inicios de año, ya que en febrero o marzo comienza a recobrar su color verde, puedes podarla y dejarla de aproximadamente veinte centímetros y, en unas semanas, tendrá muchos retoños, que se pintarán de rojo para la época decembrina.
Las dos épocas en las que se tiene que abonar son febrero- marzo, usando abono de crecimiento, y octubre-noviembre, con un abono específico de floración.

A %d blogueros les gusta esto: